Ayyy pobre, si es que está muy cansadita, tanta piscina, tanto cole…

Vale vale vale, ya sé, de verdad, lo que es sentir cinco pares de miradas acusadoras y solidarias encima de mí,

vayamos por partes, en mi defensa y antes de que nadie se me eche encima acusándome de madre que agota a su niña con actividades extraescolares, debo decir que la nena es incansable (no he sabido lo que es una siesta en condiciones hasta que tuvo un año y nueve meses) y que por norma general y después de cole + pisci + parque el bicho sigue durmiéndose cerca de las once de la noche,

dicho esto, (excusatio non petita, accusatio manifesta), el dramón me lo tenía que haber visto venir…

la nena ayer se levantó cansada, palabras textuales “estoy muy cansada mami, a mimir en el sofá” esto tampoco es nuevo, creo que el disgusto más grande que podríamos darle es quitar el sofá, el caso es que fuimos al cole y cuando la recogí me dio la manita y dijo “a casa mami, estoy muy cansadita”, pero mami la montó en el coche y nos fuimos a la pisci.

Como íbamos bien de tiempo incluso estuvo jugando un rato en el parque (para eso no estabas cansada eh pájara) y cuando estábamos en el vestuario y mami ya con el traje de faena…

“mami estoy muy cansadita, pisci no”, que sí cariño, vamos con las amigas, “maaaaaami nooo” y sin darme cuenta el tono de súplica y los pucheros empezaron a subir y el tiempo iba pasando,

sus amiguitas fueron entrando a la pisci y ahí seguíamos nosotras, ella completamente vestida y llorando a moco tendido agarrada a su cazadora y yo en bañador (bonita estampa),
entonces empezaron a llegar las mamás y sus bebés del turno anterior, y ahí sí que se desató el drama:

acto 1 – las mamás solidarias conmigo, “pero ve a la pisci bonita, que te lo vas a pasar muy bien”
“nooooo mami noooo por favoorrr” , con ese tono de, de verdad que no puedo, que yo por mí iría pero estoy muy muy agotada mami…

acto 2 – “mami estoy muy muy cansadita, por favor mami” y las miradas solidarias desaparecieron de mi horizonte y empezaron a enfocar hacia otro lado, “ayyy pobrecita, parece que está muy cansada, no?” ¿¿¿uyyy qué ha sido eso? Ah, una mirada asesina que se me ha clavado,

como es de imaginar, lo intenté por todos los medios, dándole mimos, poniéndome seria, pero nada…,
y la verdad es que la palabra cansadita dicha por la dulce voz de la nena y aderezada con una sesión increíble de pucheros y lagrimones es algo a lo que nadie se puede resistir y aún menos su mamá, así que estaba claro que llegaba el acto final…

y mami achuchó a su ratón para que se calmara, volvió a ponerse la ropa y se fue de ese vestuario entre una mezcla de miradas y suspiros que esta vez de nuevo se solidarizaban con ambas, porque todas somos mamis y nuestros cachitos nos dan mucha pena pero sabemos que mañana ese dramón nos lo pueden montar a nosotras y necesitaremos una mirada de apoyo.

P.D.: por cierto el bicho llegó a casa y estuvo un buen rato tumbadita en el sofá descansando, pero como era de esperar recargó pilas y nos fuimos a jugar al parque, eso sí, va a ser que estaba cansadita de verdad porque a las nueve y media ésta era mi cosita…

20130402_221710

P.D.2: y esta entrada va para –cosas de mamás- y -nuestras cosas-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s